Descripción del proyecto

La visita y comunión a los enfermos y a los ancianos

Cada lunes y martes, un grupo de hermanos van a visitar a los enfermos y ancianos y le llevan la Sagrada Comunión a los que se encuentran impedidos para poder recibirlo.

Si hay algún feligrés de la parroquia interesado en que lo visitemos es solo ponerse en contacto con nosotros.

La celebración de la Eucaristía es el centro de toda la vida cristiana, tanto para la Iglesia universal como para las asambleas locales

de la misma Iglesia. Pues, «los demás sacramentos, como también todos los ministerios eclesiásticos y las obras de apostolado, están unidos a la Eucaristía y a ella se ordenan. La sagrada Eucaristía, en efecto, contiene todo el bien espiritual de la Iglesia, es decir, Cristo mismo, nuestra Pascua y pan vivo que, por su carne, vivificada y vivificante por el Espíritu Santo, da la vida a los hombres. Así, los hombres son invitados y conducidos a ofrecerse a sí mismos, sus trabajos y todas las cosas creadas junto con Cristo».

El servicio de llevar la Sagrada Comunión a los enfermos es un ministerio impresionante. Es portar el “Cuerpo y la Sangre del Señor” a los enfermos, a las personas que no pueden salir
de casa, y servir a la comunidad llevando a los hermanos la gracia transformadora de este sacramento.