A propósito de la importancia de la catequesis de adultos, San Juan Pablo II nos recordaba que ésta es la forma principal de la catequesis porque está dirigida a las personas que tienen las mayores responsabilidades y la capacidad de vivir el mensaje cristiano bajo su forma plenamente desarrollada (Catechesi Tradendae, 44).

El Catecismo de la Iglesia Católica también nos recuerda que, habiendo sido bautizados de niños, hemos recibido una formación en la etapa infantil (Primera Comunión, Confirmación…) y necesitamos una formación acorde a la edad adulta: Por su naturaleza misma, el Bautismo de niños exige un catecumenado postbautismal. No se trata sólo de la necesidad de una instrucción posterior al Bautismo, sino del desarrollo necesario de la gracia bautismal en el crecimiento de la persona. Es el momento propio de la catequesis. (Catecismo, 1231)

Con el sentir de la Iglesia os invito a asistir a estas catequesis que pueden ser el comienzo de una vida nueva. Realmente, cuando aparece el amor de Dios delante de nosotros, se abren ventanas y caminos que no habíamos podido ni siquiera soñar; nuestro Dios es sorprendente y hace añicos toda rutina.

Que Dios bendiga vuestras familias.

Ángel Molina – Párroco

Avisaremos próximamente nuevas fechas.